Las habilidades de un administrador globalizado - Estrategas Digitales

Por: Anna Eva Sevilla Abney

Asociada Jr. Marketing Digital en Estrategas Digitales  

A lo largo de los últimos años podemos afirmar que la alta dirección dentro de las empresas ha tenido que adaptarse a los cambios constantes en las organizaciones tanto públicas como privadas gracias a la penetración de las TICs. Hoy más que nunca podemos confirmar que, debió a la situación sanitaria mundial que hemos estado viviendo, se dará una nueva evolución de las habilidades de un administrador. Desempeñar solo las capacidades básicas de administración como planificar, organizar, coordinar y controlar, establecidas en 1920 por Henry Fayol, definitivamente hoy en día solo ocasionarían una dirección empresarial frustrada.

No obstante, para poder realizar una correcta comparación entre el administrador que antecede al globalizado, nombrado como administrador tradicional/clásico, y el administrador globalizado debemos analizar otras teorías sobre las actividades que desempeñan estos roles dentro de las organizaciones. Comenzaremos por Mintzberg que intentó materializar, en uno de sus estudios, las actividades de los roles de los administradores dentro de las empresas. Él identificó que ejecutan una gran cantidad de trabajo a un ritmo continuo, otorgan más importancia a los asuntos actuales y urgentes, prefieren las comunicaciones orales a las escritas, entre otras cosas. Sin embargo, el valor del trabajo de Mintzberg muestra solo comportamientos y esta figura tan importante y representativa de una empresa es algo más que eso; la alta dirección tiene la responsabilidad de trazar y cimentar el camino que permitirá obtener resultados y trascender en el tiempo.

Es importante mencionar que en las organizaciones mexicanas probablemente el término de administrador sea usado a su vez como ejecutivo, directivo o empresario, y viceversa debió a la estructuración empresarial.

Entonces, ¿Cuáles son las funciones del administrador clásico?   

En la misma investigación mencionada con anterioridad, Mintzberg pudo clasificar tres comportamientos básicos que representan a la alta dirección:

  1. Las relaciones interpersonales:Son figuras públicas y líderes de unidades internas.
  2. Son fuente de información:En donde el monitoreo, la difusión y ser portavoz de conocimiento es parte de sus funciones.
  3. Funge como pieza clave en la toma de decisiones:Deben desarrollarse como emprendedores, empresarios y grandes negociadores.

También debemos considerar que existen características o creencias que nos preceden por el país en el que ejercemos y es por eso que el estudio de “El perfil del ejecutivo mexicano” (1987) identifica los siguientes pensamientos que influyen en los administradores:

  • El ejecutivo considera que los estudios formales fueron importantes para el desarrollo de su carrera, un aspecto interesante en aquellos tiempos porque actualmente podemos afirmar que existen varios empresarios que no necesariamente tuvieron una formación en educación superior. Un aspecto de reflexión.
  • Otro punto valioso del estudio, que podemos igualmente cuestionar, es que el ejecutivo cree que es más importante “lo que conoce” que “a quien conoce”. Un argumento que hoy en día muchas veces es pulverizado por la afirmación de que contar con una amplia red de contactos es lo más importante.
  • El último factor que vamos a considerar para esa nota es que las habilidades de un administrador más relevantes para el éxito de una organización según los ejecutivos de este estudio son: la responsabilidad, el logro de resultados y la creatividad.

 Administrador tradicional vs administrador globalizado

Ahora, podemos citar innumerables estudios y libros que hablan de la evolución del administrador a lo largo de los años gracias a la transformación tecnología que se ha vivido alrededor del mundo, pero quién estudiará los efectos sobre aquellas altas direcciones que consigan sobrellevar esta crisis mundial; una regresión económica combinada con aceleración tecnológica forzada. A partir de la pandemia por SARS –COV2 los administradores ya no pueden darse el lujo de seguir cumpliendo con las exigencias que se presentaban en el 2000. Un alto directivo debe superar las expectativas del mercado, generar networking de forma física y en las redes digitales empresariales más relevantes del mundo como es el caso de nuestro Chief Executive Officer Adrián Guerrero en Estrategas Digitales que cuenta con una red de más de 1,000 contactos en LinkedIn; conectar con otros ejecutivos de alta dirección le brindarán oportunidades a tu organización. También, el ejecutivo deberá generar puentes de información y conocimiento, más allá de las fronteras, con consultores externos que se puedan convertir en socios estratégicos como una Agencia de Marketing Digital o de tecnología, permitiendo así desarrollar herramientas y pilares que llevarán a una organización al éxito.

Sin duda, desde el 2020 hasta que podamos estabilizar la salud mundial, se hará cada vez más evidente la transformación de las habilidades de un administrador por la toma de decisiones que tendrá que llevar a cabo, los resultados que necesitará alcanzar y la estrategia de supervivencia y adaptabilidad que implementará. Funciones relacionadas con visión, misión e intuición global, aprender continuamente, así como la capacidad de aplicación de estas dentro de una estructura organizacional son conceptos que la alta dirección ya estaban implementando desde el boom de las TICs. Sin embargo, esta nueva era va a depender de capacidades evolutivas y de adaptabilidad superiores porque la economía mundial, el entorno y el mercado lo demandan.

El administrador globalizado está en una fase en donde si no evoluciona, se adapta rápidamente e identifica oportunidades de negocio que se están generando por las nuevas economías, podrá hacer desaparecer su empresa. Si bien en México tenemos un perfil arraigado en las estructuras de alta dirección, este irá desapareciendo cada vez más rápido porque ser y pensar de forma global rechaza la teoría de mantener una visión regional. Dentro de este caos mundial está la oportunidad de que tu empresa o proyecto lo desarrolles con una visión, misión y direccionalidad futurista apoyado del uso adecuado de tecnologías. Agenda una cita gratuita con uno de nuestros socios especialistas en desarrollo tecnológico y superemos juntos estas turbulencias empresariales.

 

Dejo aquí mi cuestionamiento para las siguientes ediciones:

Si los administradores han pasado de funciones tradicionales o básicas, a desarrollar actividades en relación a las exigencias de la globalización, ¿la siguiente evolución será una alta dirección 100% futuristas?

 

Fuente:

Juan Gerardo Garza Treviño. (1999). Administración contemporánea. México: Mc Graw Hill.


Publicaciones recomendadas


Suscríbete a nuestro Newsletter