Lecciones de Negocio Digital de Huawei vs. Google

Lecciones de Negocio Digital de Huawei vs. Google

Si algo nos ha dejado el problema de Huawei con las empresas americanas con las que ha roto relación, son valiosas lecciones de negocio.

Huawei, aunque es mayormente conocida como una marca de teléfonos celulares, es una de las compañías líderes mundiales en infraestructura tecnológica y dispositivos inteligentes. La firma china ofrece soluciones integradas en redes de telecomunicación, tecnologías de la información, dispositivos inteligentes y servicios en la nube.

El 19 de mayo pasado Google anunció, supuestamente por presiones del gobierno de Estados Unidos, que rompía relaciones comerciales con Huawei, dejando a la empresa sin la posibilidad de usar en sus futuros smartphones el sistema operativo “Android”.

Esta decisión no fue inesperada, se veía venir desde hace más de 6 años. En 2012 el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos instó a las compañías americanas a que dejaran de hacer negocios con Huawei, ya que podría estar utilizando sus equipos para espiar ciertas comunicaciones o sistemas.

Un año más tarde, en 2013, el gobierno australiano le prohibió a Huawei involucrarse en la construcción de su Red Nacional de Banda Ancha. En 2018, los gobiernos de los Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia se unieron para bloquear el uso equipos Huawei para las futuras redes 5G, argumentando un tema de la seguridad nacional.

Probablemente el trasfondo del bloqueo comercial a Huawei sea la discordia de la red 5G, que tiene un valor de varios miles de millones de dólares, y que Estados Unidos fue incapaz de desarrollar antes que los chinos.

Esta semana, en un exitoso revés comercial, Huawei nos enseñó excelentes lecciones de negocio al anunciar un convenio con el mayor operador ruso de redes moviles MTS. Con este acuerdo comercial (y político) Rusia y China sentarán las bases tecnológicas y regulatorias de la nueva red 5G. China es hoy el mayor socio comercial de Rusia, con intercambios superiores a los 100.000 millones de dólares.

China representaba hasta 2018 uno de los mercados más grandes a nivel mundial de Android. Sin embargo los usuarios chinos no pueden acceder a Google Play (tampoco a otros de los servicios más populares de Google, como Gmail, YouTube o Google Maps) para comprar e instalar aplicaciones de Android. Desde hace años han surgido varias tiendas de apps independientes como Anzhi Market, Vivo, Wandoujia o HiMarket, que se disputan el mercado chino.

Algunas de estas tiendas de aplicaciones chinas están preinstaladas en mercados de un proveedor específico, como la Huawei App Store, mientras que otras son mantenidas por grandes compañías de tecnología (por ejemplo: Baidu Mobile Assistant de Tencent o Qihoo 360 Mobile Assistant). Si es verdad que Huaweii lleva desarrollando su propio sistema operativo desde hace tres años, en el corto plazo veremos un nuevo sistema operativo con usuarios en China y en Rusia a través del ecosistema de Yandex (primer smartphone ruso) y una oportunidad para desarrollar un buscador y apps para un mercado potencial de más de 775 millones de usuarios chinos y 85 millones de usuarios rusos. Queda preguntarnos: ¿Quién ganó? y ¿Quién perdió?