REGRESAR A MENÚ DE ARTÍCULOS    REGRESAR A MENÚ DE ARTÍCULOS
   REGRESAR    REGRESAR
imagen_blog3
Consumo
27 abril, 2017

Identidad, perfiles públicos y redes sociales.

La identidad del ser humano es cada vez más compleja, pensamos de una forma y actuamos de otra, este hecho representa un reto para las empresas. Todos estamos interconectados. Aunque la mayoría de las personas son más flexibles en términos culturales, sociales o políticos, sus datos personales las hacen más transparentes, claras y fáciles de comercializar.

Contamos con perfiles más públicos que nunca y a todos nos preocupa nuestra privacidad personal. Las marcas de identidad del siglo XX como raza, género, clase, estudios o religión poco a poco se están transformando.

En un mundo cada vez más digital y globalizado, es posible alterar nuestra identidad en un perfil público para que concuerde con nuestro estilo de vida. La identidad digital está evolucionando, pero existe un factor inamovible: la libertad de elección.

El crecimiento de las redes sociales plantea un nuevo mundo megaconectado en el que todos estamos viviendo de una manera más pública. Empresas como Google o Facebook actúan como metasistemas de identidad, creando un espacio en el que se mezclan marcas de identidad social, comercial, cultural, profesional y legal.

La explosión de las redes sociales ha transformado el modo en que pensamos sobre nosotros mismos y en cómo vivimos nuestra propia vida, en especial para la llamada generación millennial. El historial de nuestros posts, videos y fotos se ha convertido en nuestra tarjeta de identificación digital: un archivo virtual completo de todas nuestras actividades, preferencias, hobbies y estilos de vidas de varios años.

Vivimos en sistema de entornos digitales públicos, constantemente conectados y consultados, donde cada uno de nosotros posee una marca personal que debe mantener, proteger o promocionar dentro de los límites de nuestra vida personal y profesional.

La identidad personal es cada día más pública y la memoria ampliada que proporciona la tecnología y las redes sociales afectan la forma en la que percibimos nuestra propia existencia. Este hecho ha generado la creación de una personalidad propia exterior llamada: “exoself, que existe más allá de nuestra identidad interior.

Los relatos personales de viajes, amistades, familia y pareja se vuelven visibles no solo para nosotros mismos, conformando una colección digital llena de información personal, fotografías, videos y datos sobre nuestras actividades.

El desarrollo de nuestra identidad exterior ha provocado una transformación de los límites que existían previamente. Para muchos, la conectividad permanente vale el sacrificio que significa para la privacidad personal. Compartir nuestra vida (publicar información textual o audiovisual en las plataformas de las redes sociales) es una nueva tendencia cultural que seguirá creciendo; las plataformas sociales como Facebook Live o Periscope están promoviendo la evolución para el siglo XXI del “yo en acción como imagen pública“.

Así como las personas, las empresas también deben de cuidar y desarrollar su imagen pública en redes sociales. En Estrategas Digitales somos expertos en el desarrollo de contenidos, branding, imagen y marketing digital.

Para impulsar tu negocio...

OPRIME ESTE BOTÓN OPRIME ESTE BOTÓN

Otros artículos

im_nota_principal
ArtículoConsumo
Las nuevas experiencias de compra
imagen_blog5
ArtículoConsumo
Vivir más, colaborando juntos.
255385438
ArtículoTecnología
La tecnología y el cambio de valores a nivel mundial